6.3.07

Trifuncionalidad


SOBERANÍA


GUERRA



PRODUCCIÓN

LAS TRES FUNCIONES : Es la estructura ideológica o sistema de pensamiento básico de los pueblos indoeuropeos. Consiste en un ordenamiento intelectual sistemático relativo a los temas de la mayor importancia, los dioses, los atributos de la realeza, las modalidades matrimoniales, las virtudes o vicios de los guerreros y, en general, la ética colectiva de la sociedad.
Las peculiaridades de este sistema se descubrieron y se exploraron en la actualidad aplicando el método comparativo. Éste consiste en el cotejo sistemático de las tradiciones de los pueblos conocidos históricamente como DESCENDIENTES DE LOS INDOEUROPEOS y que , en muchos casos, revelan SIGNIFICATIVOS RASGOS COMUNES que reflejan la OPERATIVIDAD DE LA IDEOLOGÍA TRIFUNCIONAL. Sintéticamente consiste en la ORDENACIÓN JERARQUIZADA DE TRES GRANDES ESFERAS DE ACTIVIDAD MENTAL Y SOCIAL LLAMADAS “FUNCIONES”: La PRIMERA es la de SOBERANÍA y le corresponde la dirección de la sociedad, se subdivide en un aspecto MÁGICO y distante de los hombres y otro JURÍDICO y próximo a los humanos; la SEGUNDA es la FUNCIÓN GUERRERA, de PROTECCIÓN DE LA COMUNIDAD; la TERCERA es la FUNCIÓN PRODUCTIVA en sus múltiples facetas, desde la abundancia material de COSECHAS, GANADOS y BIENES, hasta todo lo relacionado con la SEXUALIDAD y la REPRODUCCIÓN de los humanos. El descubrimiento de esta ideología es uno de los hallazgos más importantes de GEORGES DUMÉZIL , que en su libro introduce temas ibéricos prerromanos en este marco ideológico a través de la comparación.("El Destino del Guerrero"- G. Dumézil).
Las figuras dominantes de la mitología escandinava son: por una parte los Ases Tyr, Odín (Wotan, en la Alemania meridional) y Thor (Donar, en bajo alemán); por la otra, un conjunto de divinidades (Nyordh, Frei y Freya, principalmente) que forman la familia de los Vanes y suelen patrocinar sectores o actividades determinadas. Este panteón se articula en torno a tres funciones que son la base de la estructura ideológica de los indoeuropeos tal y como pudo ser establecida por Georges Dumézil: el sacerdocio y la soberanía (plano cósmico, primera función, con Tyr y Odín), la fuerza militar y guerrera (plano humano, segunda función, con Thor), la fecundidad y la productividad (plano social, tercera función, con Nyordh, Frey y Freya). En el origen de la armoniosa sociedad de los dioses, el mito germánico localiza una "guerra de fundación" que enfrentó a los Ases y los Vanes (el mismo tema se descubre entre los romanos, bajo una forma historizada, con las guerras etruscas; o entre los indios, en la epopeya del Mahabharata). Una diosa vane, Gullweig (es decir, "sed de oro") es la causa.. Divididos, los Ases son derrotados y los Vanes invaden su territorio, Asgard ("El jardín de los Ases"; cfr. alemán Garten, inglés garden, "jardín"). Pero los Ases terminan por imponerse, ya que su jefe, Odín, que conoce el secreto de las runas y vigila el orden del mundo, consigue "domesticar" a los asaltantes gracias al poder de unión de su magia. En la sociedad unificada que sigue a este periodo de discordia, los Ases obtienen las funciones de soberanía (Odín) y de combate (Thor), en tanto que los Vanes obtienen la función económica: son los encargados de producir las riquezas. Tal es la forma de "contrato social" entre los indoeuropeos. La función de soberanía comprende dos aspectos: uno "jurídico" y religioso, el otro "político" y administrativo. El hecho de que se encuentren asociados muestra que, en la sociedad de los dioses (y, por extensión, en la de los hombres) deben obligatoriamente ir a la par. El aspecto político establece la relación de autoridad, o de coacción; el aspecto jurídico establece, mediante la noción de "ley", la justificación de esta autoridad, al mismo tiempo que asegura la cohesión social y la buena marcha del mundo. Entre los antiguos nórdicos, el mando implica un apoyo y protección asegurados por la "fidelidad" (Treue), de la que se pueden citar muchos ejemplos, desde la pax romana (ciudades sometidas y protegidas) hasta el sistema feudal (relaciones entre vasallo y soberano). La unión de la razón, la pasión y el trabajo, toda una tradición historicista ha querido ver en el mito de los Ases y los Vanes el recuerdo más o menos deformado de dos pueblos diferentes; el uno viviendo de la caza y la ganadería, el otro de la agricultura, que habrían combatido entre sí antes de superponerse.
Los arqueólogos han dado los nombres de Megalithenvölker ("pueblos de los megalitos") y Streitaxvölker ("pueblos del hacha de guerra"). Hasta que Georges Dumézil, en su obra Los dioses de los germanos (1959), escribió: En un estudio titulado Histoire et societé, aparecido en la revista Nouvelle École, Giorgio Locchi precisa: <> La sociedad ideal realiza entonces la unión de la inteligencia (de la razón) de la fuerza (la pasión) y de las virtudes apetitivas (el trabajo). Los Ases ocupan una posición dominante; los Vanes una posición subordinada. Pero esta jerarquía constituye un conjunto armónico. Todos los dioses se reúnen para combatir contra Utgard, la comunidad de los monstruos y los gigantes. <>.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal